Otro artículo rescatado de antaño, este lo publique por el 2013.

El saber el porqué de mi forma de ser, no solo basta; como primera reacción se siente un alivio, pero luego de meditar sobre el porqué, llegan a mi mente el cómo he de actuar frente a esto, continuar tratando de aparentar ser y tratar de encajar en este mundo donde los que son más son los normales y los demás son los bichos raros, los locos, los discapacitados, los parias de la sociedad, o empezar a ser quien realmente soy, sin tratar de aparentar ser quien realmente uno no es, tratar de ser ese ente que los “normales” pueden considerar “normal”.

Estoy yendo a terapia, por primera vez estoy tratando de no sub-considerar las capacidades de mi psicóloga, cosa que siempre había hecho anteriormente, pero si el Asperger no es una enfermedad, de qué sirve la terapia?, si lo que soy es por la forma en que mi cerebro dirige mis actos, el cual no es igual al de otro, no es similar al de los “normales”, y no creo que llegue a ser nunca como el de ellos.

Hasta ahora la terapia me ha permitido saber cómo enfrentarme a otro, en el sentido de poder discriminar la forma en que actúa, de una forma más rápida que la que estaba acostumbrado, el método científico siempre ha sido uno de mis mejores aliados, pero en este escenario controlado puedo obtener mayor información de quienes han experimentado antes y de quien es el diafragma que permite concentrar esas experiencias en un solo haz de información.

Pero al saber sobre el Asperger, también me ha hecho buscar información sobre otros, lo que a su vez también ha permitido el obtener conocimiento de experiencias de otros enfrentados a experiencias similares, lo que a su vez me ha hecho validar parte de las hipótesis que he creado y replantear otras que a raíz de varias experiencias han resultado erradas.

Mis propios aprendizajes

Para todo he utilizado el método científico en forma vivencial y el estudio de las experiencias de otros, hoy se que no mucho de los “normales” hacen lo mismo.

Lo social nunca ha sido innato, he aprendido varias cosas que hacen al ser humano un ente social, algunas hace mucho tiempo, otras solo hace unos años, una de ellas es “mirar a los ojos” fijando la vista en los labios de quien esta al frente, hay quienes fijan la mirada en la punta de la nariz o en algún otro sitio de la cara de su interlocutor.

La forma de saludar es algo que estoy constantemente evaluando, el como saludar con la mano es algo que he ido cambiando desde hace mucho, la forma como doy la mano es el resultado de varios estudios y experiencias buscando la mejor forma de saludar y el por que de ella. O el saludo con un abrazo, una forma cercana de saludar entre compañeros y amigos.

Aun siento una incomodidad cuando me doy el abrazo de año nuevo con las personas que me importan, mis viejos y mis hermanos, quizás el saber que ellos esperan algo distinto detrás de ese hecho simbólico.

Son muchas las cosas que he aprendido a punta de porrazos, experimentando, poniendo en practica muchas de las hipótesis para poder observar sus resultados generando una nueva tesis y haciendo mío un nuevo conocimiento.

Rosie King: Como el autismo me liberó para ser yo misma

Me gustaría compartirte este vídeo de Rosie King para TedMed 2014 sobre el miedo a la diversidad que tienen la gran mayoría de las personas “normales”, y lo que ha significado para ella el Autismo / Asperger.

Pin It on Pinterest

Shares